Lun, 11/04/2022 - 13:13

Cuando hablamos de sostenibilidad, nos referimos a la capacidad de satisfacer las necesidades presentes de la sociedad teniendo en cuenta que las necesidades de las futuras generaciones puedan estar bien atendidas. La sostenibilidad es el equilibrio entre los recursos que actualmente la población consume y lo que va a restar para las generaciones futuras.

Promover la sostenibilidad comporta impulsar acciones que engloben el crecimiento económico de una comunidad, priorizando su bienestar y el cuidado de los recursos del planeta.

La sostenibilidad no sólo se refiere al medio ambiente. Podemos encontrar otros tipos de sostenibilidad que tengan como principal objetivo el bienestar futuro de la población, desde un punto de vista económico, social y energético.

Sostenibilidad ecológica

La sostenibilidad ecológica es el equilibrio entre los recursos de la naturaleza y lo que consume la población. La sostenibilidad ecológica es preservar la biodiversidad sin renunciar al progreso económico y social.

Invertir en infraestructuras sostenibles, consumir productos ecológicos o de proximidad, reciclar o utilizar energías renovables son algunas de las acciones que podemos hacer para ser más sostenibles ecológicamente.

Sostenibilidad energética

El modelo energético actual se basa principalmente en un consumo constante de recursos que pueden agotarse para producir energía y que, además, pueden ser perjudiciales para el medio ambiente. Esto hace que deban buscarse alternativas para asegurar la sostenibilidad energética, es decir, el equilibrio entre la energía que consumimos y los recursos que se utilizan del planeta para generarla.

La protección del medio ambiente y el consumo constante de la población hace que nos encontremos en un momento de transición hacia modelos sociales más conscientes y responsables con el agotamiento de los recursos naturales del planeta.

Las energías renovables como la solar, la eólica, la geotérmica o la hidráulica pueden asegurar la sostenibilidad energética.

Sostenibilidad social

Cuando hablamos de sostenibilidad social nos referimos al hecho de velar por el bienestar de una comunidad, garantizando que su actividad económica y social se desarrolle de tal modo que las generaciones futuras puedan gozar de estabilidad y de cohesión social.

Algunas acciones como impulsar la igualdad entre la población, garantizar el bienestar de las personas más vulnerables, favorecer la inclusión social y potenciar un clima laboral respetuoso en las empresas son ejemplos para promover el bienestar de la población y favorecer la sostenibilidad social.

Sostenibilidad económica

La sostenibilidad económica se encarga de que las acciones que promueven la sostenibilidad ecológica, energética y social sean rentables a largo plazo.

Es decir, es el equilibrio entre generar riquezas, consumir recursos en cantidades adecuadas, generar productos que no perjudiquen al medio ambiente y que estos productos lleguen a la población de forma equitativa e igualitaria.

Actualmente hay empresas que aplican la sostenibilidad económica implementando formas creativas de aprovechar ciertos componentes y productos para darles una segunda vida.

En el ámbito particular, algunas acciones como comprar marcas verdes, consumir productos de comercio justo o de segunda mano y fomentar el ahorro familiar pueden contribuir a construir ciudades con una economía más sostenible con el medio ambiente que favorezca el bienestar de las futuras generaciones .

Suscríbete a nuestra newsletter

Serás la primera persona en conocer las novedades del servicio Endolla Barcelona